domingo, 15 de enero de 2017

El IBEX 35 cumple 25 años

El IBEX 35 es el índice bursátil compuesto por los 35 valores más líquidos cotizados en el Sistema de Interconexión Bursátil de las cuatro Bolsas Españolas, usado como referente nacional e internacional y subyacente en la contratación de productos derivados.

Técnicamente, el IBEX 35 es un índice de precios, ponderado por capitalización y ajustado por el capital flotante de cada compañía integrante del índice (número de títulos efectivamente en circulación en el mercado y que no tiene la consideración de capital cautivo por pertenecer a una participación directa que no circula en el mercado).

Este índice debutó el 14 de enero de 1992, coincidiendo con el nacimiento en España del mercado de opciones y futuros, por lo que ayer, sábado 14 de enero de 2017, el IBEX 35 cumplió 25 años. A lo largo de su cuarto de siglo de existencia el IBEX 35 ha reflejado el comportamiento del mercado bursátil español y se ha convertido en el referente nacional e internacional del mercado de valores español, a la vez que ha servido de activo subyacente en el negociación, compensación y liquidación de multitud de productos financieros, especialmente los contratos de opciones y futuros. Los 35 del IBEX representaban entonces y siguen manteniendo un 90% del efectivo negociado en la Bolsa española, lo que hace que la muestra sea suficientemente representativa del mercado y que desde hace 25 años se mida la evolución de la Bolsa a través de este índice.

Ya hemos dicho que el índice está integrado por los valores de las 35 empresas cotizadas con mayor liquidez, es decir, son las acciones más líquidas, lo que no implica, necesariamente, que se trate de las acciones de las empresas de mayor dimensión ni tampoco aquellas que hayan experimentado fuertes subidas de cotización. La selección de un valor para formar parte de este índice no depende directamente de la dimensión de las empresas (aunque se exige un mínimo de capitalización para ser elegible), sino de su liquidez, es decir, que una gran empresa pertenezca al IBEX 35 no obedece a su tamaño y dimensión, sino a que sus títulos cotizan en Bolsa con asiduidad y se negocian diariamente volúmenes importantes de sus acciones. De igual modo, el comportamiento en precios tampoco es un factor a tener en cuenta para formar parte del selectivo, que valora exclusivamente la liquidez. Es cierto que estadísticamente se da con frecuencia una cierta relación entre comportamientos alcistas de un valor e incrementos de su liquidez, pero para formar parte del IBEX 35 se estará a su volumen efectivo negociado.

Entre los criterios utilizados para que un valor forme parte del índice IBEX 35 tampoco se tiene en cuenta el sector económico al que pertenece el valor, ya que el índice no debe guardar ninguna diversificación sectorial específica en su composición.

Así pues, los criterios del Comité Asesor Técnico, popularmente conocido como “comité de expertos”, para elegir los valores integrantes del índice se ajustarán a las “Normas Técnicas para la Composición y Cálculo de los Índices de Sociedad de Bolsas, S.A.”, tomando en consideración, exclusivamente, para cada valor, el volumen efectivo negociado en el mercado de órdenes o mercado principal, siempre que dicho volumen efectivo reúna unas garantías de calidad en su realización.

La composición del índice IBEX 35 se revisa trimestralmente, aunque no existe un número mínimo o máximo de cambios da realizar respecto al período anterior, pudiendo no realizarse ningún cambio o realizarse tantos cambios como sea pertinente, según sean los resultados de la medición de liquidez. En la historia del índice, se han llegado a cambiar hasta 5 valores en una revisión, y en otras ocasiones no se ha realizado ningún cambio.

El principal indicador español del mercado de valores en su ya dilatada trayectoria ha reflejado todo tipo de situaciones nacionales e internacionales. Así, desde su arranque, que marcó un cierre de 2.676,12 hasta el nivel actual, en torno a los 9.500, supone una revalorización del 255%, que se traduce en una media anual de ganancias del 6,82%. Su mínimo histórico lo registro en el año de su estreno, concretamente el 5 de octubre de 1992 en 1.873,58, mientras que su nivel máximo lo alcanzó el 8 de noviembre de 2007 al concluir la jornada en 15.945,70 puntos.

lunes, 9 de enero de 2017

Posibilidad de recibir la nómina en formato electrónico y no en papel

El ritual seguido en todas las empresas a final de mes en el que se entrega a cada empleado dos ejemplares de la nómina para que los firme y se quede con uno (como justificante del cobro para el trabajador) y devuelva el otro (que se quedará en poder de la empresa como justificante de su pago), puede tener los días contados.

El cobro del sueldo está relacionado con la firma de la nómina, porque, precisamente, esa nómina es el justificante del cobro del salario. El Estatuto de los Trabajadores determina que la documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago del mismo, y que dicho recibo de salarios se debe ajustar a un modelo en el que consten con la debida claridad y separación las diferentes percepciones del trabajador, así como las deducciones que legalmente procedan. De hecho, salvo que por convenio colectivo o por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores se haya establecido otro modelo, lo habitual es las nóminas se ajusten al modelo aprobado por la Orden de 27 de diciembre de 1994, por la que se aprueba el modelo de recibo individual de salarios.

Hasta el momento se ha defendido a ultranza la necesidad de expedir esas nóminas físicamente en papel, y hasta el Tribunal Supremo había dictado doctrina en ese sentido con su Sentencia de 22 de diciembre de 2011. Sin embargo, en su reciente Sentencia de 1 de diciembre de 2016 cambia de criterio y ampara la posibilidad de que las empresas notifiquen electrónicamente a sus trabajadores las nóminas, suprimiendo la necesidad de su entrega física en papel.

El Tribunal Supremo en su sentencia argumenta que si bien se exige la entrega al trabajador de un recibo individual justificativo del pago del salario según el modelo aprobado por el Ministerio de Trabajo, lo cierto es que no se establece el soporte en que debe entregarse dicho recibo, lo que ya permitiría un soporte alternativo al papel. Además, en su argumentación el Tribunal Supremo pese a reconocer que la Orden Ministerial de 27 de diciembre de 1994 reconoce que el recibo de salarios debe ser firmado por el trabajador al hacerle entrega del duplicado, dando fe la firma del recibo de la percepción por el trabajador de dichas cantidades, también es verdad que la misma Orden Ministerial establece que “cuando el abono se realice mediante transferencia bancaria, el empresario entregará al trabajador el duplicado del recibo sin recabar su firma, que se entenderá sustituida, a los efectos previstos en el apartado anterior, por el comprobante del abono expedido por la entidad bancaria”.

Así pues, el Alto Tribunal, amparándose en el tiempo transcurrido desde que se dictase la Orden Ministerial de 27 de diciembre de 1994, los avances tecnológicos experimentados y “la generalización de la utilización del soporte informático en lugar del soporte papel para almacenar y comunicar datos, documentos, decisiones, utilizado profusamente tanto en el ámbito privado como en la Administración Pública”, avala definitivamente el uso del soporte digital y la posibilidad de que las empresas sustituyan las nóminas en formato papel por el formato electrónico.

lunes, 2 de enero de 2017

Permiso de paternidad ampliado a cuatro semanas

Mucho se habla de la conciliación de la vida personal y laboral, pero lo cierto es que las medidas adoptadas no son todo lo ambiciosas que debiera o, lo que suele ser más frecuente, como en el caso que nos ocupa, es que se aprueben legalmente pero se aplace su entrada en vigor.

El año 2017 se estrena con la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas. Esta medida que pudiese parecer novedosa, en realidad no lo es tanto pues ya estaba contemplada desde el año 2009 pero se ha ido aplazando su entrada en vigor año tras año hasta el momento. En efecto, fue la Ley 9/2009, de 6 de octubre, de ampliación de la duración del permiso de paternidad en los casos de nacimiento, adopción o acogida, la que “en aras a una política positiva hacia la figura del padre, que permita incentivar la implicación de los hombres en las responsabilidades familiares” amplió a cuatro semanas el período de paternidad inicialmente fijado en trece días por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombres y mujeres.

Debemos dejar claro que el permiso de paternidad es un derecho exclusivo del padre, independiente y perfectamente compatible con el permiso de maternidad de dieciséis semanas correspondientes a la madre. De hecho está prohibida la cesión de este permiso del padre a la madre. De ejercerse, debe ser ejercido por el padre. Podrá ser efectivo en los supuestos de nacimiento de hijo, adopción o acogimiento y tendrá una duración, a partir del 1 de enero de 2017, de cuatro semanas ininterrumpidas, ampliables en el supuesto de parto, adopción o acogimiento múltiples en dos días más por cada hijo a partir del segundo.

El trabajador que ejerza este derecho podrá hacerlo durante el período comprendido desde la finalización del permiso por nacimiento de hijo, previsto legal o convencionalmente, o desde la resolución judicial por la que se constituye la adopción o a partir de la decisión administrativa o judicial de acogimiento, hasta que finalice la suspensión del contrato del permiso de maternidad o inmediatamente después de la finalización de dicha suspensión. Así pues, el permiso de paternidad, podrá disfrutarse por el padre justo después del nacimiento, simultanearlo con la madre que disfruta de su permiso de maternidad o posponerlo a que la madre finalice su baja maternal.

En el supuesto de parto, la suspensión corresponde en exclusiva al otro progenitor. En los supuestos de adopción o acogimiento, este derecho corresponderá sólo a uno de los progenitores, a elección de los interesados; no obstante, cuando el período de descanso por maternidad sea disfrutado en su totalidad por uno de los progenitores, el derecho a la suspensión por paternidad únicamente podrá ser ejercido por el otro.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Retroactividad total de las cláusulas suelo

El año parecía acabar con una buena noticia para los prestatarios afectados por cláusulas suelo después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea hiciese pública su sentencia el pasado 21 de diciembre, reconociendo el derecho de los clientes bancarios y tumbando la tesis de la banca, pero los sucesivos comunicados efectuados desde las entidades financieras que supeditan la devolución de cantidades a la existencia de una sentencia judicial española parece que está enfriando la euforia de primera hora.

Recordemos que las cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios, son las que fijan un tope mínimo al tipo de interés aplicable, lo que supone, en la práctica, que la cuota hipotecaria no puede bajar de ese suelo mínimo y que el deudor hipotecario no puede beneficiarse de las bajadas de los tipos de interés. Y recordemos también que en la primavera de 2013 el Tribunal Supremo ya declaró la nulidad de estas cláusulas siempre que adoleciesen de una falta de transparencia, si bien dicha declaración de nulidad no tenía efectos retroactivos, es decir, no afectaba a los contratos de préstamo ya existentes ni a las cantidades ya pagadas, sino que sólo tendría efectos a futuro para las cuotas aún pendientes de pago.

Sin embargo, ahora, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconoce la retroactividad total de la devolución de las cantidades cobradas en exceso por las entidades financieras. En concreto, el TJUE reconoce que la declaración judicial del carácter abusivo de una cláusula debe tener como consecuencia el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula. Por consiguiente, la declaración del carácter abusivo de las cláusulas suelo debe permitir la restitución de las ventajas obtenidas indebidamente por el profesional en detrimento del consumidor. Añadiendo, además, que la limitación en el tiempo supone una protección incompleta e insuficiente de los derechos de los consumidores.

Con ello, se enmienda la doctrina del Tribunal Supremo que sólo iba reconociendo el pago de cantidades indebidamente cobradas a partir del 9 de mayo de 2013, obligando a las entidades a hacer frente a la restitución de todas las cantidades percibidas por este concepto desde la implantación de estas cláusulas suelo. Los expertos han calculado que ello supondrá un sobrecoste para las entidades financieras de más de 4.000 millones de euros.

De todos modos, los bancos no van a proceder a la devolución automática y generalizada de todas las cantidades, sino que esperarán a que los Juzgados y Tribunales concreten las condiciones para hacerlo. Deberán ser los ciudadanos los que reclamen judicialmente la declaración de nulidad de la cláusula y, una vez conseguida ésta, instar la devolución de las cantidades pagadas de más y, eso sí, ahora podrán conseguir que el banco les restituya todo lo pagado desde la firma de la hipoteca.

domingo, 18 de diciembre de 2016

La cesta de Navidad: ¿gentileza de la empresa o derecho del trabajador?

En estos días, probablemente muchos trabajadores habrán comenzado con las tradiciones propias de estas fechas navideñas dentro de la empresa: cena de Navidad, cesta de Navidad, etc.

Hasta el momento, primaba la idea de que la cesta de Navidad era una liberalidad por parte de la empresa, es decir, un acto arbitrario de ésta y que, por tanto, podía ser suprimido en cualquier momento dado su carácter de liberalidad. Sin embargo, una reciente Sentencia del Tribunal Supremo ha cambiado esta percepción.

El Tribunal Supremo, en Sentencia sobre el caso de la fusión de las empresas Macalux y Esmena, que a raíz de su fusión suprimió las cestas de Navidad para sus empleados, ha declarado que la cesta de Navidad es un derecho adquirido de los trabajadores y que la empresa debe mantener aunque su situación financiera empeore.

La importancia de esta sentencia es que es la segunda dictada en esta línea por el Alto Tribunal, lo que implica que ya sienta jurisprudencia y que modifica la doctrina que propugnaba que se trata de un simple acto de liberalidad de la empresa y que, por tanto, podía ser suprimido unilateralmente.

El argumento del Tribunal Supremo es que la cesta de Navidad se convierte en un derecho adquirido de los trabajadores o en la denominada condición más beneficiosa, puesto que ha sido una conducta habitual, reiterada y mantenida a lo largo del tiempo. Concretamente, para fundamentar ese criterio el Tribunal Supremo alega que el reparto de cestas en la empresa suponía una planificación por parte de Recursos Humanos que elaboraba el listado de beneficiarios, que luego se pasaba al Departamento Comercial para que adquiriese los lotes navideños y, posteriormente se avisaba a los trabajadores para que retirasen del almacén su cesta.

domingo, 11 de diciembre de 2016

¿Qué plazo tiene Hacienda para devolver el IRPF?

La mayor parte de los contribuyentes que presentan su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas con resultado negativo, es decir, a devolver, tienen que esperar, normalmente, un plazo entre dos días y dos semanas para recibir su devolución, lo que supone que la práctica totalidad de los contribuyentes recibirán su devolución en los meses de verano. No obstante, existen supuestos en lo que estos plazos se dilatan más, ya sea por una saturación de los servicios de tramitación, ya sea porque la declaración va a ser revisada o vaya a ser objeto de un procedimiento de comprobación formal.

La declaración del IRPF tiene como plazo límite de presentación el 30 de junio, y el contribuyente debe satisfacer su deuda tributaria en la misma fecha de la presentación de la declaración, si bien la normativa permite un fraccionamiento del plazo sin intereses, pagando un 60% en el momento de su presentación en mayo o junio y abonando el 40% restante a primeros de noviembre. También se admite legalmente solicitar un aplazamiento, que puede o no ser concedido, lo que permitirá en caso afirmativo obtener un respiro financiero momentáneo y pagar la deuda un poco más adelante, eso sí, con un coste en intereses que para el año 2016 es del 3,75%.

Todo esto para el contribuyente pero ¿qué pasa con Hacienda? ¿qué plazo tiene la Agencia Tributaria para devolver el IRPF? La respuesta la encontramos en el artículo 103 de la Ley del IRPF que concede a la Administración Tributaria un plazo de seis meses desde el plazo establecido para la presentación de la declaración para que realice la devolución, es decir, que si al plazo límite de presentación que es el 30 de junio le sumamos los seis meses tenemos que la AEAT debe proceder a la realizar las devoluciones antes del 31 de diciembre. Ahora bien, este plazo de seis meses es que el concede la ley para que Hacienda devuelva sin aplicar intereses, lo que implica que es posible que el pago de las devoluciones se extienda más allá de esos seis meses, aunque en este caso sí se abonarán intereses de demora. La peculiaridad es que los intereses de demora se aplicarán de oficio, sin necesidad de requerimiento del interesado y estarán cifrados, según se indica en el artículo 26 de la Ley General Tributaria, en el interés legal del dinero incrementado en un 25%, salvo que la Ley de Presupuestos Generales del Estado establezca otro diferente. Ya hemos dicho que para el año 2016 este interés es del 3,75%. A estos efectos, el interés de demora se devengará desde la finalización de dicho plazo hasta la fecha en que se ordene el pago de la devolución.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Centros comerciales

Esta semana anómala en la que gracias a los festivos del día de la Constitución y de la Inmaculada Concepción para los más afortunados se convertirá en un macropuente y para los demás en una semana en la que todos los días laborables son como viernes, unos y otros aprovecharán, sin duda, para adelantar las compras navideñas. Esto me ha hecho pensar en los centros comerciales, su importancia y su tipología.

Un centro comercial es un conjunto de establecimientos comerciales independientes, planificados y desarrollados por una o varias entidades, con criterio de unidad, cuyo tamaño, mezcla comercial, servicios comunes y actividades complementarias están relacionadas con su entorno, y que dispone permanentemente de una imagen y gestión unitaria. En definitiva, el centro comercial es un espacio donde se concentra la oferta comercial.

Como antecedentes remotos de los actuales centros comerciales suelen citarse los stoas de la antigua Grecia, los forum romanos, los suks del norte de África, los bazares de Oriente Medio y las ferias medievales europeas. Más recientemente, las calles comerciales y los casos históricos de carácter comercial se han configurado como “centros comerciales abiertos”, por contraposición a los “centros comerciales artificiales”.

Los centros comerciales “artificiales” son edificios de gran extensión (entre 2.000 y 250.000 m2) que ubican en su interior un conjunto de tiendas especializadas en distintos sectores (ropa, calzado, etc.) y en los que en los de mayor tamaño suele existir un gran almacén y un hipermercado que actúan de factor de atracción (locomotora). En este concepto de centro comercial juegan dos principios fundamentales del comportamiento de compra de los consumidores: el principio de aglomeración y el principio de complementario.

· El principio de aglomeración postula que un número determinado de establecimientos que ofrecen productos de la misma categoría obtendrán más ventas si están cerca unos de otros en lugar de alejados.

· El principio de complementariedad propone que los establecimientos que ofrecen productos de distintas categorías que entren dentro del mismo proceso de compra de los consumidores aumentarán sus ventas al situarse próximamente, complementando la compra del consumidor.

Actualmente, a estos dos principios del comportamiento del consumidor hay que añadir un tercer elemento: el ocio, que ha hecho que se extienda la denominación “centro comercial y de ocio”. Así, el desplazamiento de los consumidores a un centro comercial también estará determinado por la búsqueda de entretenimiento, pudiendo llegar a ser la razón principal del desplazamiento. Esto lleva, por ejemplo, a que en algunos centros sea una cadena de cines la que actúa de locomotora del centro.

Para los profanos puede que no exista distinción entre centros comerciales, pero la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC) ha establecido una clasificación atendiendo a distintos criterios: ubicación, actividades, grado de integración y el que se considera más importante: la superficie bruta alquilable (SBA) en la que se toman en cuenta los metros cuadrados dedicados a comercios, oficinas o actividades de ocio, excluyéndose las zonas de aparcamiento, esto es, se considera la zona que puede generar ingresos.

Clasificación de los centros comerciales según la AECC
1. CLASIFICACIÓN EN FUNCIÓN DE LA SUPERFICIE BRUTA ALQUILABLE (SBA) Y OTROS ASPECTOS ADICIONALES
GR
Centro Comercial Grande
Centro Comercial Grande de más de 40.000 m2 de SBA.
Es el anteriormente denominado Centro Comercial Regional (RE).
ME
Centro Comercial Mediano
Centro Comercial mediano de 20.001 m2 hasta 40.000 m2 de SBA.
Es el anteriormente denominado Centro Comercial Grande (GR).
PE
Centro Comercial Pequeño
Centro Comercial pequeño de 5.001 m2 hasta 20.000 m2 de SBA.
HI
Hipermercado
Galería Comercial fundamentada en un hipermercado.
Es el anteriormente denominado Centro Comercial fundamentado en un hipermercado.
GC
Galería comercial (GC)
Galería Comercial urbana de hasta 5.000 m2 de SBA, que por sus características merece ser destacada.
PC
Parque comercial
Parque de Actividades Comerciales, formada por medianas y grandes superficies dedicadas al comercio al por menor.
CE
Centro especializado
Centro Especializado, temático o de ocio.
Es el anteriormente denominado Centro Temático (CT)
2. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA UBICACIÓN
·         Centro comercial ubicado en el centro urbano
·         Centro comercial ubicado en la periferia de la ciudad
·         Centro comercial semiurbano (próximo al núcleo urbano)
3. CLASIFICACIÓN SEGÚN EL GRADO DE INTEGRACIÓN
·         Gestión
·         Propiedad
·         Comunidad de propietarios
4. CLASIFICACIÓN SEGÚN LAS ACTIVIDADES COMERCIALES
·         Alimentación (Hipermercados)
·         Moda y Complementos
·         Hogar, Bricolaje y Electrodomésticos
·         Servicios (banca, tintorería, peluquería, etc.)
·         Ocio y restauración
·         Diversos (regalos, discos, jugueterías, etc.)