martes, 15 de enero de 2013

Capitalización del paro: modalidades, supuestos y repercusiones fiscales

 
(Revisado el 23 de febrero para incluir las novedades introducidas por el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo)

Actualmente en que estamos rozando unas cifras históricas de paro, desde todos los ámbitos públicos y privados se aboga por el emprendimiento y el autoempleo como forma para salir de la crisis.

Una forma para facilitar a los parados la búsqueda de empleo a través del autoempleo y el emprendimiento es la denominada capitalización o pago único de la prestación contributiva. Se trata de fomentar y facilitar la puesta en marcha de iniciativas de autoempleo mediante el abono del valor actual del importe de la prestación por desempleo de nivel contributivo a las personas beneficiarias que inicien una actividad laboral como trabajador por cuenta propia (autónomo) o se incorporen como socio trabajador o de trabajo en cooperativas o sociedades laborales en funcionamiento o de nueva creación. Por tanto, sólo se podrá capitalizar la prestación en tres supuestos:

1) Inicio de una actividad como trabajador autónomo.

2) Incorporación, de forma estable, como socio trabajador o de trabajo en cooperativa.

3) Incorporación, de forma estable, como socio trabajador o de trabajo en sociedad laboral.

No obstante, el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero ha incluido dos nuevos supuestos a los que pueden acogerse los menores de 30 años, que podrán capitalizar la totalidad (100%) de su prestación por desempleo pendiente para:

▪ Realizar una aportación de capital social a una sociedad mercantil de nueva creación o constituida en un plazo máximo de doce meses anteriores a la aportación, en la que desarrollen una actividad profesional o laboral de carácter indefinido, entendiendo por tales una actividad profesional o una actividad por cuenta ajena de carácter indefinido, que deberá mantenerse un mínimo de 18 meses. No obstante, no podrán acogerse a esta modalidad quienes hayan mantenido un vínculo contractual previo con dichas sociedades, ni los trabajadores autónomos económicamente dependientes que hayan suscrito con un cliente un contrato registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal.

▪ Destinar la prestación por desempleo percibida en pago único a los gastos de constitución y puesta en funcionamiento de una entidad, así como al pago de las tasas y el precio de servicios específicos de asesoramiento, formación e información relacionados con la actividad a emprender.

Al margen de los dos supuestos específicos comentados, sólo aplicables para jóvenes menores de treinta años, con carácter general se admiten tres modalidades para esta capitalización, que dependerá de la opción de autoempleo que se adopte (autónomo, cooperativa o sociedad laboral):

1) Pago único: abono en un único pago del valor actual del importe de la prestación contributiva pendiente de percibir.

2) Subvención de las cuotas de cotización a la Seguridad Social.

3) Fórmula mixta de abono del importe de la prestación y subvención de cuotas de la Seguridad Social.

La regulación general de la capitalización del paro se encuentra en el artículo 228 de la Ley General de la Seguridad Social; la disposición transitoria cuarta de la Ley 45/2002, de 12 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma del sistema de protección por desempleo y mejora de la ocupabilidad (en la redacción actual dada por la Ley 39/2010, de 22 de diciembre y Ley 3/2012, de 6 de junio) y el Real Decreto 1044/1985, de 19 de junio, por el que se regula el abono de la prestación por desempleo en su modalidad de pago único por el valor actual de su importe, como medida de fomento del empleo.

En primer lugar, hay que aclarar que no en todos los casos el desempleado puede optar por alguna de estas fórmulas pues deben cumplirse unos requisitos generales y otros específicos que dependerán de si la capitalización se solicita para el inicio de la actividad o para la incorporación como socio trabajador a una cooperativa o sociedad laboral.

Los requisitos generales que deben cumplirse para poder solicitar la capitalización del paro son:

▪ Estar desempleado, es decir, la capitalización se solicita para iniciar la actividad, por lo que no puede el desempleado estar ya dado de alta en la Seguridad Social para el ejercicio de esa actividad.

▪ Ser beneficiario perceptor de una prestación de desempleo de nivel contributivo por haber cesado de forma definitiva en su relación laboral. Esta posibilidad de capitalización no es factible para las prestaciones no contributivas ni para los beneficiarios de una prestación derivada de un ERE de suspensión o reducción de jornada ni para los trabajadores fijos discontinuos de una empresa, pues es preciso el cese definitivo de la relación laboral.

▪ Tener, al menos, pendientes de percibir tres meses de prestación.

▪ No haber obtenido el reconocimiento de un pago único en los 4 años anteriores a la fecha de soli­citud del derecho que ahora pretende.

▪ Que la actividad profesional que vaya a desarrollarse y para cuyo inicio se solicita el pago único sea alguna de las tres siguientes:

— Inicio de una actividad como trabajador por cuenta propia o autónomo.

— Constitución de una cooperativa o sociedad laboral, en calidad de socio trabajador o de trabajo estable (no temporal).

— Incorporación a una cooperativa o sociedad laboral en calidad de socio trabajador o de trabajo estable (no temporal).

▪ Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la resolución de concesión del de­recho, y en todo caso, con fecha posterior a la solicitud.

Cumplidos estos requisitos, veamos a continuación las tres modalidades posibles: inicio de actividad como autónomo, incorporación a cooperativa o a sociedad laboral.

Supuesto 1. Inicio de una actividad como autónomo.

En caso de que se solicite la capitalización para el inicio de una actividad como autónomo se podrá obtener el pago único como inversión necesaria para el inicio de la actividad, incluido el importe de las cargas tributarias, con el límite máximo del 60% del importe de la prestación pendiente de percibir. Este límite no se aplica a los hombres de hasta 30 años o mujeres de hasta 35 años que podrán optar por el 100% del pago único del importe de la prestación.

El 40% restante podrá solicitarse como subvención de cuotas de la Seguridad Social, en cuyo caso la entidad gestora abonará mensualmente el importe correspondiente a la aportación de la persona trabajadora como autónomo a cualquier régimen del sistema de Seguridad Social (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, de Trabajadores del Mar o de Trabajadores Agrarios). No obstante, no son objeto de esta subvención las cuotas ingresadas a Colegios Profesionales o a Mutualidades de Previsión Social, por tratarse de sistemas alternativos al sistema público de la Seguridad Social.

Los hombres menores de 30 años y las mujeres menores de 35 años podrán solicitar exclusivamente el pago único de la prestación para el inicio de la actividad.

También se permite legalmente que, en todos los casos, se opte exclusivamente por solicitar el importe total de la prestación pendiente de percibir para la subvención de cuotas de la Seguridad Social.

Supuesto 2. Incorporación como socio trabajador en una cooperativa.

En caso de que se solicite la capitalización para comenzar a trabajar como socio trabajador o de trabajo de carácter estable en una cooperativa existente o de nueva creación se puede solicitar el pago único para aplicarlo al desembolso de la aportación para adquirir la condición de cooperativista, en el bien entendido de que sólo pueden financiarse de este modo las aportaciones en el presente, no desembolsos futuros o pagos aplazados.

En caso de que el importe de la aportación como cooperativista fuese inferior a la cantidad pendiente de cobro del paro, el remanente podrá utilizarse para subvencionar las cuotas de la Seguridad Social.

También se permite que el desempleado que opte por la incorporación a una cooperativa pueda solicitar exclusivamente el pago único para cubrir su aportación a la cooperativa o que destine la totalidad de la prestación contributiva pendiente de percibir a la subvención de cuotas de la Seguridad Social.

Supuesto 3. Incorporación como socio trabajador en una sociedad laboral.

En caso de que se solicite la capitalización para comenzar a trabajar como socio trabajador o de trabajo de carácter estable en una sociedad laboral (anónima o de responsabilidad limitada) existente o de nueva creación se puede solicitar el pago único para aplicarlo al desembolso de las acciones o participaciones del capital social de la empresa, sin que en este caso tampoco puedan financiarse desembolsos futuros o pagos aplazados.

Al igual que en el supuesto de las cooperativas se puede optar por la fórmula del pago único para cubrir la entrada en el capital de la sociedad, por la subvención de cuotas de la Seguridad Social o por la fórmula mixta combinando ambas modalidades.

En cualquier caso, y esto es un requisito imprescindible, la solicitud del abono de la prestación deberá ser de fecha anterior a la fecha de incorporación a la cooperativa o sociedad laboral o a la de constitución de la cooperativa o sociedad laboral o a la del inicio de la actividad como trabajador autónomo.

Por otra parte, hay que considerar las repercusiones fiscales que tiene una y otra modalidad, que están íntimamente relacionadas con el tiempo mínimo de mantenimiento de la actividad.

En el propio formulario de solicitud al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), aunque la Ley específicamente no indica nada al respecto, se obliga al desempleado solicitante en el supuesto de que fuese necesario efectuar una aportación voluntaria a la cooperativa o a la sociedad laboral, a mantener la misma en la empresa por el mismo tiempo que la aportación obligatoria, o al menos, el mismo tiempo durante el que hubiera percibido prestación por desempleo de haberla recibido en pagos mensuales. Esto supone que, al menos, debe mantenerse la actividad durante un período mínimo de dos años para un desempleado que hubiese alcanzado una prestación de duración de dos años. Sin embargo, en la práctica, y por cuestiones fiscales este plazo se alarga hasta los cinco años.

En efecto, la Ley reguladora del IRPF en su art. 7.n) considera rentas exentas (por las que no se tributa en el IRPF) las prestaciones por desempleo reconocidas por la respectiva entidad gestora cuando se perciban en la modalidad de pago único establecida en el Real Decreto 1044/1985, de 19 de junio, por el que se regula el abono de la prestación por desempleo en su modalidad de pago único, con el límite de 15.500 euros, siempre que las cantidades percibidas se destinen a las finalidades y en los casos previstos en la citada norma.

Esto quiere decir que si el dinero percibido como pago único de la capitalización de la prestación no supera los 15.500 euros pues no hay que declararlos y, lógicamente, no se tributa por ellos. Por ejemplo, en el año 2013 capitalizamos nuestra prestación y nos dan 10.000 euros, pues nada, en la declaración del año 2014 no hay que tributar por ese concepto. Sin embargo, si en la capitalización del paro nos dan 20.000 euros, en la declaración del IRPF del año 2013 (a presentar en junio de 2014) habría que declarar 4.500 euros en concepto de rendimientos del trabajo (20.000 – 15.500).

No obstante, desde marzo de 2013 el régimen se ha flexibilizado un poco más, al declararse exentas del IRPF la totalidad de las prestaciones por desempleo capitalizadas en la modalidad de pago único, independientemente de su cuantía.

Por otra parte, el mismo artículo 7.n) de la Ley del IRPF dice que la exención está condicionada al mantenimiento de la acción o participación en una sociedad laboral o cooperativa de trabajo asociado durante un plazo de cinco años o al mantenimiento de la actividad como trabajador autónomo también por un plazo de cinco años. Esto supone que para que la exención se mantenga los autónomos que han capitalizado el paro deben mantener la actividad económica durante cinco años, pues en caso contrario habría que presentar la correspondiente declaración complementaria del ejercicio 2013, pues las rentas que dejaron de tributar por estar exentas han perdido esa exención.

Para los supuestos de fórmulas mixtas de pago único y subvenciones de cuotas de la Seguridad Social el tratamiento del pago único es el comentado anteriormente (exento hasta los 15.500 euros y totalmente exento desde marzo de 2013), pero las cantidades que se abonan mensualmente en concepto de pago de la cuota de autónomo de la Seguridad Social sí tienen la consideración de rendimiento del trabajo y deben incluirse como tales en la declaración del IRPF.

8 comentarios:

  1. Creo entender por tu entrada, y corrigeme si me equivoco, que si una persona pide el pago único en modalidad mixta por valor inferior a 15.500 euros para montar un pequeño negocio, lo invierte en él y al año tiene que cerrar, ni tiene que devolver la prestación ni tiene que declararlo... Pero la cosa cambia si el dinero es para una coperativa o Sociedad. En ese caso deben declarar el dinero si no mantienen la actividad durante 5 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío
      Igual me he explicado mal, pero voy a intentar aclarar tu duda, en el bien entendido que la “última palabra” la tienen los Servicios de Empleo y la Administración Tributaria a los cuales te remito.
      El pago único en metálico pueden recibirlo quienes quieran incorporarse como socio trabajador a una cooperativa o a una sociedad laboral para aplicarlo a la compra de acciones o participaciones en el capital en ese momento (no para pagos futuros). En el caso de los autónomos, sólo los jóvenes (mujeres menores de 35 años y hombres menores de 30 años) pueden solicitar el pago único en metálico, pues si superan esa edad deberán obligatoriamente aplicar el 40% a subvención de cuotas a la Seguridad Social, percibiendo en metálico el 60% restante.
      En cuanto al régimen fiscal es idéntico para todos los supuestos (autónomos, cooperativistas y socios laborales). Las prestaciones percibidas como pago único están exentas (ya sin el límite anterior de 15.500 euros), pero según se indica en la Ley del IRPF “esta exención estará condicionada al mantenimiento de la acción o participación durante el plazo de cinco años, en el supuesto de que el contribuyente se hubiera integrado en sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado o hubiera realizado una aportación al capital social de una entidad mercantil, o al mantenimiento, durante idéntico plazo, de la actividad, en el caso del trabajador autónomo”.
      Por tanto, en la última frase está la clave: si el trabajador autónomo no mantiene la actividad durante cinco años, la prestación percibida dejará de estar exenta.

      Eliminar
  2. A ver..yo hice la capitalización y me dí de alta en febrero de este año y me lo están abonando en cuotas de autónomo ¿estas cantidades las tengo que declarar como salario? Entiendo que están exentas (siempre y cuando mantenga mi actividad durante 5 años) pero me surge la duda.

    ResponderEliminar
  3. En un primer momento la interpretación de la Ley llevaba a la conclusión de que sólo se concedía la exención al pago único en metálico y no a las cuotas de la Seguridad Social. Sin embargo, la consulta vinculante de la Dirección General de Tributos de 31 de julio de 2009 aclaró definitivamente la cuestión unificando el tratamiento fiscal para ambos supuestos. Por tanto, están exentas las cantidades percibidas en forma de cuotas a la Seguridad Social, siempre que se respete el límite temporal de cinco años de mantenimiento de la actividad.

    ResponderEliminar
  4. buenas tardes, soy autónomo, pare mi actividad y quiero empezar otra actividad, como no pedí la capitalización en los 4 últimos años y era asegurado como empleado en los ultimo 6 años, puedo pedir a capitalización para una nueva actividad. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Anónimo. Para poder capitalizar el paro es requisito imprescindible estar percibiendo la prestación contributiva de desempleo o tenerla reconocida. Entiendo que no es tu caso, pues no estás cobrando el paro actualmente y tampoco lo tienes reconocido. Deberías acudir al SEPE para que te reconozcan la prestación correspondiente a esos años de actividad laboral por los que cotizaste y luego, solicitar la capitalización. No obstante, no creo que en tu caso sea factible pues la solicitud de la prestación contributiva por desempleo debe realizarse en el plazo de un mes desde la extinción de la relación laboral y en tu caso ese plazo ya ha transcurrido con creces.
      La única posibilidad que atisbo es que consigas un trabajo por cuenta ajena y que una vez extinguida esa relación laboral, solicites la prestación contributiva y entonces sí podrás capitalizar el paro si cumples los demás requisitos, es decir, si te quedan tres meses de prestación, si no has capitalizado en los últimos cuatro años y si la nueva actividad la inicias en un mes desde que te concedan el derecho.

      Eliminar
  5. pueden embargarme si el unico dinero que tengo es la capitalizacion de mi paro para crear mi puesto de trabajo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Si el único dinero que tienes es la capitalización el paro para crear tu puesto de trabajo quiere decir que “no tienes dinero” y ello porque ese dinero de la capitalización lo tienes que aplicar directamente a la compra de acciones de la empresa o a las inversiones necesarias para la empresa que montas, por tanto, no tienes “dinero líquido”.
      Además, hay que tener en cuenta que la Ley de Enjuiciamiento Civil declara inembargables aquellos bienes como alimentos, combustible y otros que, a juicio del tribunal, resulten imprescindibles para que el ejecutado y las personas de él dependientes puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia, así como los libros e instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión, arte u oficio a que se dedique el ejecutado, cuando su valor no guarde proporción con la cuantía de la deuda reclamada.
      En cuanto a los sueldos y pensiones, entre las que se incluyen las prestaciones por desempleo, sí es posible su embargo, aunque la parte equivalente al salario mínimo interprofesional (645,30 €/mes) es inembargable. Si cobras más de paro, sobre la cuantía adicional y hasta dos veces el SMI, es decir, hasta 1.290,60 €, te podrán embargar el 30% de esa cantidad, pudiendo existir alguna rebaja en caso de que tengas cargas familiares.

      Eliminar